viernes, 25 de agosto de 2017



"Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto"
Cortázar, Rayuela

"i've got a broken heart, and you can't break a broken heart" - Dan Johnston

"Venez donc, nous avons tant de choses à nous dire, de ces choses qui ne se disent pas, ou qui se disent trop mal, avec la plume"

"Vení entonces, tenemos tanto para decirnos, de esas cosas que no se dicen, o que se dicen mal por escrito."




Irme a dormir sin despertador
Un muffin
Una peli con amigos
Un café a la mañana
El olor a vainilla
Resolver un problema de la casa
Encontrar recuerditos de mi mamá
Salir a caminar cantando
Un piropo inteligente
Un buen revolcón
Leer al solcito
Un mensaje de un amigo que hace mucho no veo
Salir a merendar
Ir al teatro
Un mail de mi papá con una broma
Tirarnos ebrios al piso

NUNCA VOY A DEJAR DE PENSARLO

BRILLANTE



you only have to look at something long enough first it becomes vague then obscure and in the end totally unclear

when i said "I can see me in your eyes", you said "I can see you in my bed"


Hablás con todos, pero en realidad no hablás con muchos. Te mostrás y parece que te mostraras pero en realidad tenés barreras, muchas. No compartís lo que verdaderamente sentís con cualquiera. Tenés un discurso entrenado para todo aquel que considerás que no va a entenderte, para el que quiere una charla superficial, para el que quiere que le cuentes tus planes y que los planes encajen perfecto y que todo tenga su lógica y su hilo conductor. Porque así son algunos. No soportan el caos aunque vivan en él. Necesitan cordura para sobrevivirlo.

Jamás podrías decir que no sabés lo que querés hacer o lo que esperás de la vida, se desesperarían, aún cuando a vos no sólo no te preocupa sino que te divierte. Te divierte la búsqueda, el camino, equivocarte, llorar y reírte a carcajadas minutos después. Entonces hablás, hablás mucho, siempre tan políticamente correcta. Dejás a todos satisfechos con tus respuestas ordenadas y lógicas.

Pero cada tanto se te cruza alguno que tira abajo la barrera sin darse cuenta. Alguno que con un gesto quizás imperceptible para los otros pero imposible de ignorar para vos hacen que quieras contarles, abrirte y hablar con el corazón y sin filtros, sin miedo a ser juzgada. Son personas que, sin saber por qué, se sienten como un recreo. Son esas personas especiales con las que uno tiene, cada tanto, la suerte de cruzarse. No pasa muy seguido, pero cuando pasa se reconocen al instante. Son ese espacio necesario libre de cordura. Son la llave de la jaula.
Son aire.

TU MAGA, TU CAFÉ


Pero el amor, esa palabra... Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos.
Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitás a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa, hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, jamás Wright ni Le Corbusier van a hacer un puente sostenido de un solo lado, y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero. Claro que te curarás, porque vivís en la salud, después de mí será cualquier otro, eso se cambia como los corpiños. Tan triste oyendo al cínico Horacio que quiere un amor pasaporte, amor pasamontañas, amor llave, amor revólver, amor que le dé los mil ojos de Argos, la ubicuidad, el silencio desde donde la música es posible, la raíz desde donde se podría empezar a tejer una lengua. Y es tonto porque todo eso duerme un poco en vos, no habría más que sumergirte en un vaso de agua como una flor japonesa y poco a poco empezarían a brotar los pétalos coloreados, se hincharían las formas combadas, crecería la hermosura. Dadora de infinito, yo no sé tomar, perdoname. Me estás alcanzando una manzana y yo he dejado los dientes en la mesa de luz. Stop, ya está bien así. También puedo ser grosero, fájate. Pero fijate bien, porque no es gratuito.
¿Por qué stop? Por miedo de empezar las fabricaciones, son tan fáciles. Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, los atás con ayuda de palabras, perras negras, y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo. Así viven muchos amigos míos, sin hablar de un tío y dos primos, convencidos del amor-que-sienten-por-sus-esposas. De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res.
Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.
(…)
Era una pequeña librería de la rue du Cherche-Midi, era un aire suave de pausados giros, era la tarde y la hora, era del año la estación florida, era el Verbo (en el principio), era un hombre que se creía un hombre. Qué burrada infinita, madre mía. Y ella salió de la librería (recién ahora me doy cuenta de que era como una metáfora, ella saliendo nada menos que de una librería) y cambiamos dos palabras y nos fuimos a tomar una copa de pelure d’oignon a un café de Sèvres-Babylone (hablando de metáforas, yo delicada porcelana recién desembarcada, HANDLE WITH CARE, y ella Babilonia, raíz de tiempo, cosa anterior, primeval being, terror y delicia de los comienzos, romanticismo de Atala pero con un tigre auténtico esperando detrás del árbol). Y así Sèvres se fue con Babylone a tomar un vaso de pelure d’oignon, nos mirábamos y yo creo que ya empezábamos a deseamos (pero eso fue más tarde, en la rue Réaumur) y sobrevino un diálogo memorable, absolutamente recubierto de malentendidos, de desajustes que se resolvían en vagos silencios, hasta que las manos empezaron a tallar, era dulce acariciarse las manos mirándose y sonriendo, encendíamos los Gauloises el uno en el pucho del otro, nos frotábamos con los ojos, estábamos tan de acuerdo en todo que era una vergüenza, París danzaba afuera esperándonos, apenas habíamos desembarcado, apenas vivíamos, todo estaba ahí sin nombre y sin historia (sobre todo para Babylone, y el pobre Sèvres hacía un enorme
esfuerzo, fascinado por esa manera Babylone de mirar lo gótico sin ponerle etiquetas, de andar por las orillas del río sin ver remontar los drakens normandos). Al despedirnos éramos como dos chicos que se han hecho estrepitosamente amigos en una fiesta de cumpleaños y se siguen mirando mientras los padres los tiran de la mano y los arrastran, y es un dolor dulce y una esperanza, y se sabe que uno se llama Tony y la otra Lulú, y basta para que el corazón sea como una frutilla, y...
Horacio, Horacio.
Merde, alors. ¿Por qué no? Hablo de entonces, de Sèvres-Babylone, no de este balance elegíaco en que ya sabemos que el juego está jugado.

LO QUE MÁS ME GUSTÓ DE LONDRES

















(nada de Big Bens ni palacios, a mi me gustan los detalles !)
Se dio cuenta de que la ida era realmente la vuelta en más de un sentido..

Que me escribas poemas en tu mente y que mueras por verme bailar.
Que te guste mi ropa pero más mi no ropa. Que cereales y besos y cines vacíos. Que mis lágrimas te hagan llorar y hagas lo imposible por evitarlas.
Que me digas justo lo que creo que vas a decirme y decirte me extraña araña. Que te conozco, desde el pelo hasta los pensamientos y tu amor por las tostadas.
Que sí, que no, que contigo, que sinmigo, que vamos a la cama mejor. Que ninguno como vos. Que todo va a estar bien porque vos sos mi bien. Tu maga, tu cielo, las mariposas en tu panza y, siempre, tu café.
Siempre quiero ser tu café.


LOS AMANTES DEL CÍRCULO POLAR



you will always be holding, holding my heart..


friends who kiss: there's no recipe for us, so we'll have to improvise

no hay mucho por acotar

MI LUGAR




la chambre 316 será por siempre mía <3

COMO SIEMPRE: AMÉN, DOLINA


"Sabés lo que hay que decirles a los chicos, que no se les dice mucho? Que el tipo que lee tiene mejores posibilidades de levantar buenas minas. Y eso no se lo dicen nunca. Les dicen “bueno, que la formación, que el país te necesita”, lo cual es cierto. Pero también es cierto que mejores placeres te aguardan. Serás mejor para recibir y dar placeres. El tipo que lee se pone más complejo, más complicado. Se necesitan más bits para describirlo. Y entonces es capaz de recibir también placeres más refinados. Desde luego me parece que goza más un joven estudiante de 25 años que una cucaracha. Así que cuanto más compleja es la organización mental, mejor, más placenteros son los goces. Una mina que viene y porta un lomo estupendo, está fenómeno, pero si además, a los diez minutos, no te digo que empiece a decirnos las capitales de europa, pero que uno descubra además una complejidad, una pimienta del espíritu, ahí uno cae rendido… Así que conviene leer, conviene leer, sí."

a mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires.. la juzgo tan eterna como el agua y como el aire <3

A MI SE ME HACE CUENTO QUE EMPEZÓ BUENOS AIRES II